domingo, 4 de noviembre de 2012

No more.

Y es que es mirar las conversaciones, nuestras conversaciones, y pensar: si es que, míralo, que tonto que es. Pero es que resulta que me encanta, resulta que es mi tonto, y que no lo cambiaría por nada. Y ahora miro todos esos privados, la cantidad de horas invertidas, mas de mil cien mensajes, ¿y todo para qué?, pienso yo ahora. A donde fueron a parar todos esos sentimientos, todos esos "te amo", "te necesito", "para siempre", "todo", "buenos días princesa", ¿desaparecieron? No creo. Las cosas no cambian, no desaparecen de un día para el siguiente. Eso es imposible. O nunca me quiso, o me sigue queriendo. Yo prefiero pensar lo segundo, es una mejor idea. Pero eso me plantea una duda. Si me sigue queriendo, ¿porqué se acabó? Sin una explicación, sin nada. Puede que sea por lo que tú dices, pero no lo creo. No sé ni que pensar. O puede que porque no tenga explicación, porque no quieres y punto. 


Eso si, tengo clara una cosa------> Rayadas, 0.

1 comentario:

Marta Plazuelo dijo...

Bueno, yo he pasado por lo mismo que tú. No siempre va a salir todo como tu tenías planeado en esta vida y eso tienes que entenderlo también; estoy segura de que todos esos sentimientos han ido a parar a un lugar bueno, pero lejano.
BESOS.

Follow me on Twitter

My little Storm :)