lunes, 5 de noviembre de 2012

Kiss in the city hall


Y que chica no querría esto, un beso de verdad delante de miles de personas, que se parase el tiempo, y que no importasen nada más que los sentimientos, que el amor, que la otra persona. Que todo lo demás desapareciese, en definitiva. Una prueba de amor, de amor del de verdad, de ese que se siente a kilómetros, de ese que si no estás cerca de la persona que amas, notas que te tira, que lo echas de menos, que lo necesitas a tu lado. Amor de ese que duele el no verlo durante unas horas, de ese que te impulsa a hacer locuras, a intentar cosas que nunca te habías ni imaginado que harías por la otra persona. Amor de ese que hace que disfrutes solo de ver sonreír a la otra persona, que sólo seas feliz cuando él es feliz, de ese que te impulsa a sorprender a la otra persona. Loco y ciego, sordo y mudo. Amor, en definitiva. 

1 comentario:

Tempus Fugit. dijo...

Cualquier chica querría uno de esos besos que congelan el tiempo.
Bonita entrada, seguiré por aquí.

Follow me on Twitter

My little Storm :)