martes, 19 de noviembre de 2013

jueves, 14 de noviembre de 2013

Y en ese momento, sientes que nada mas importa.

Hace muuuuucho, mucho tiempo que no flotaba. De hecho, no estoy segura de haber flotado nunca así. Es bonito eso de volver a colgarse la sonrisita boba, de ir repartiendo felicidades por todas partes. De ir echando arco iris allá por donde voy. Es bonita esa sensacion de flotar. Es como si, de repente, notases que todo el mundo es un poquito mejor, un poco mas dulce, y que todo te afecta menos. Ver la vida del color de rosa, creo que se llama. Sea como sea, merece la pena. ¿No seria genial estar muuuucho mucho tiempo así?

lunes, 11 de noviembre de 2013

No se como empezar. Ni como acabar. Ni siquiera que decir. Simplemente tenía ganas de escribir. Y para eso tengo un blog, ¿verdad? Podría contar todo lo que ha pasado en estos últimos meses, pero me siento incapaz. Todo es demasiado largo, y lioso. Me perdería en los entresijos de mi corazón cada vez que lo intentase. Y si no me aclaro ni yo, ¿como lo voy a contar? Podría tirar de recuerdos, pero eso sería aún mas dificil.
Como siempre, estoy empezando a dar vueltas y, tambien como siempre, acabo no diciendo nada.
Por fin se como acabar. Una cosa que he aprendido en todos estos meses es: da igual todos los momentos malos que pases, mientras tengas alguno bueno al que puedas agarrarte siempre. Los recuerdos malos acaban desapareciendo, pero lo buenos siempre permanecen ahí.

sábado, 19 de octubre de 2013

Ya era hora de volver a pasarme por aquí. De volver a desahogarme, a soltarlo todo. Al final, esta es de las pocas formas de echar todo fuera. Siempre acabo volviendo. Cada vez que caigo, intento no volver, no seguir poniendo cosas que no tengo ni la menor idea de quién va a leer. Cualquiera diría que soy una inconsciente, que a lo mejor lo lee alguien que no deba, que a lo mejor la cago del todo. Pero es la única forma que tengo de desahogarme, de desaparecer del mundo. Cuandoquieresdesaparecer. Es eso, justamente eso.

jueves, 15 de agosto de 2013

Supongo que nunca leerás esto. Que esta vez la razón venció a las ganas. Que los textos dildonicos ya no están de moda, y que con ellos ya no te vuelves a ganar a nadie. Aun así, yo necesito escribir todo esto. Necesito desahogarme, sacar todo a fuera volver a empezar de cero. La gente que dice estar enamorada y desenamorarse en medio segundo no merece que nadie se enamore de ellos. Me siguen haciendo gracia los bipolares, que tan pronto darían la vida por ti, y al rato deciden que es mejor dejarlo todo, que no vas a llegar a ninguna parte. No sirve de nada decir que vas a esperar a una persona, si luego no le demuestras ni siquiera un mínimo de cariño cuando mas lo necesita. Que si me he molestado en decirte lo de despedirme de ti tantas veces, es porque realmente quería hacerlo, lo necesitaba. Pero supongo que nunca hay segundas oportunidades, al menos para mi, nunca las ha habido, o puede que yo nunca las haya dejado aparecer. El caso es que no me sirve que me esperes si luego no me demuestras que vas a seguir ahí. Si yo tiro todo por la borda por estar contigo, ¿es tanto pedir que me des un poco de ti?

jueves, 20 de junio de 2013

Sé que sigo siendo la misma. La misma idiota que se acaba creyendo todo lo que le dicen, la misma que pasa las horas tratando de sonreír, tratando de parecer feliz, de aparentar una felicidad que tiene que sentir. La que al final siempre acaba leyendo, escuchando música, siempre las mismas canciones, con los ojos repletos de lágrimas, y que de vez en cuando le toca salir corriendo hacia el baño para que nadie la vea llorar. La que caería, una y mil millones de veces más sólo por promesas. La que trata de encontrar algo bonito por lo que seguir adelante, la que cree que la esperanza siempre queda, la que sabe que la felicidad, igual que el amor, nunca desaparece, tan solo se traspapela. La que vuelve a caer, una y otra vez. 


miércoles, 19 de junio de 2013

"Ya no pactamos sueños, ni viajes compartidos, ya no damos trabajo a ese idiota de cupido."

Supongo que ya se acabó todo eso. Las despedidas cuquis, las sonrisas que solo tú eras capaz de sacarme cada mañana, esos mensajes de buenos días que hacían que el mundo fuese mejor, al menos durante un rato. Se jodió todo. Sé que ya nada va a volver a ser como era, que ya no puedo esperar unos buenos días, ni un te echo de menos, si quiera un te quiero. Tu mismo lo dices, aunque no con estas palabras. Esta vez no es culpa mía, yo lo di todo, y la jodiste tú. Esta vez no me siento mal, ya se que el chico que me despertaba cada mañana desapareció.

domingo, 9 de junio de 2013

Supongo que yo ya no creo en los infinitos. Cada palabra se la lleva el viento, y para siempre suena a demasiado tiempo. Los momentos llegan, se marchan, dejan felicidad, tristeza, abandono, o cualquier sentimiento. Pero nunca se quedan para ver como reaccionas, para ver lo que viene después, para cogerte de la mano si lo necesitas, para darte un abrazo si ven que duele por dentro. Supongo que hay que disfrutar de los momentos según vengan, sin preocuparse de lo que viene después. Y digo supongo porque no estoy segura de saber lo que es verdad y lo que no, de saber lo que quiero. Supongo que todavía tengo que despertar.


martes, 12 de marzo de 2013

¿Recuerdas?

Supongo que necesitas que alguien te recuerde lo bien que nos lo pasábamos juntos. ¿Recuerdas esas tardes de octubre, cuando ya todo el suelo estaba cubierto de hojas, cuando tú y yo nos tumbábamos encima de ellas? ¿ Recuerdas que te gustaba decirme que era lo mejor que tenías, y que yo te respondía al oído que eso era imposible, que lo mejor eras tú? ¿Recuerdas que me gustaba soplarte en la oreja mientras lo decía, y  que tú te echabas a reír? ¿Recuerdas cuando me comías a besos, y yo a ti? Supongo que no, porque eso nunca llegó a pasar. ¿Pero recuerdas como lo pasábamos en las tardes de septiembre, tumbados en el césped, comiéndonos a besos? ¿Recuerdas cuando querías que no me fuese nunca, y cuando yo lo único que deseaba era que no te fueses? ¿Te acuerdas de cuando eramos felices juntos, de cuando tu decías que yo estaba deseando irme, y yo te respondía que eso era lo que no quería? De eso si que deberías acordarte.
Y, joder, que te echo de menos idiota.

domingo, 10 de marzo de 2013

Change

¿Se te ha ocurrido alguna vez que lo empezó nunca debío de hacerlo? ¿O que lo que no logró las alas tal vez debiera haberlo hecho? ¿Te has parado a pensar que tal vez debería de haber algo que lograse ser infinito, para así demostrarnos que eso sólo depende de nosotros, y que somos las personas las que en el fondo no los queremos? Supongo que no. Supongo que soy la única rara que cree que los ocho se pueden tumbar, pero que nosotros no queremos que lo hagan. O puede que solo sea yo la que no lo desea. Pero yo creo que nada es para siempre, que las personas necesitamos cambios, cambios del tipo que sean, pero cambios. Y decir que algo es infinito implica que no cambiará, o que no se irá. O yo por lo menos necesito cambios. No puedi estacionarme. No soy de esas que se pasan la vida colgadas, y ya no son capaces de hacer nada. O de esas que no les gusta que nada cambie, de esas para las que todo tieneque permancer siempre igual, ordenado. Si, puede que me guste un poco planificar las cosas, pero tampoco me importa que se estropeen los planes, que cambien las cosas. Necesito los cambios.

martes, 5 de marzo de 2013

Y es que al final todo se trata de lo mismo. Amor, o falta de él. Pero yo lo soporto más. Quiero descolgarme, olvidarme, decir que todo a sido un sueño, un mal sueño, que el amor no existe, que se puede vivir sin él. Supongo que esto sería engañarse. Podría decir que el amor no existe, pero no podría negar que lo nuestro fue algo especial, una de esas cosas que pasan pocas veces en la vida, una de esas cosas que no se deben desperdiciar. Podría afirmar que puedo vivir sin amor, pero no podría decir que puedo estar sin ti, que no te echo de menos. Podría decir millones de cosas, y todas serían mentira, irreales. Y todo porque existes tú, y todo lo que ello significa y conlleva. ¿Te has parado a pensar alguna vez en todo lo que podríamos ser tu y yo si no fueramos tu y yo?

martes, 26 de febrero de 2013

Broken smile

Hay personas que se desahogan fumando, por ejemplo. Se relajan, echan una calada, y de repente el mundo parece ir mas despacio hasta que se termina el cigarro. Otras prefieren beber, emborracharse. Cuanto más vacía está la botella, menos recuerdan, hasta el día siguiente. Tal vez a otras les sirva rajarse, el daño físico. Pero cada vez que se miren las muñecas, o los brazos, recordarán otra vez su dolor. Yo, sinceramente, pref
iero llorar. Llorar no te acaba jodiendo el hígado, ni los pulmones, ni las venas. Tan solo la sonrisa, y solo durante ese tiempo en el que te encojes, e intentas desaparecer de un mundo que no te da mas que disgustos. Cuando sales, otra vez libre, la sonrisa está ahí de nuevo, mas bonita si cabe. Los ojos un poco rojos, mas brillantes de lo normal, se nota que has llorado. Pero eso también se pasa. Yo no digo que sea bueno llorar, pero está claro que es bastante mejor que las otras miles de formas posibles de escapar del mundo.

domingo, 24 de febrero de 2013

Plof

-Espero que me de uno de esos besos de verdad, de esos que te hacen hacer plof.
-¿Plof?
-Si, ya sabe, plof. ¿Ves las peliculas antiguas? Pues cuandi vesan a la chica, ella siempre levanta el pie hacia atrás, y suena un sonido, así como plof, y se sabe que es un amor de verdad.
-A, si, ese plof.

miércoles, 20 de febrero de 2013

Y puede ser que me equivoque otra vez

Y puede que me equivoque otra vez. De hecho, seguro que me equivoco, esta y otras mil veces más a lo largo de mi vida. Pero son mis elecciones y tengo derecho a decidir en que quiero, o necesito, equivocarme. Y se que en ese momento me equivoqué, pero fue mi decisión. Y ahora tomo otra. Ahora decido dejarte ir, en vez de seguir como la idiota que te lloraba todas las noches. Creo que ya es hora de dejarte marchar, ya que ni tú vas a volver ni yo necesito ya que regreses. Espero que te vaya bien, que te vaya bonito, que te vaya de muerte.

lunes, 11 de febrero de 2013

Mi estrella


Una vez le prometió que siempre sería su estrella, pero la estrella se apagó. Una vez le prometió que no la abandonaría nunca, pero el nunca se acabó. Una vez le dijo que era todo para él, pero el todo dejó de tener significado. Una vez se pasaban las tardes hablando, y ahora esas tardes solo están en su recuerdo. Una vez eran 'su bobo' y 'su idiota', pero ahora todo eso ya no importa. Una vez ella era todo su mundo, pero ahora ha cambiado de mundo. Una vez ella sonreía a todas horas con él, ahora lo mira y se le empañan los ojos. Una vez ellos eran felices juntos, ahora ya no se necesitan. Pero ya no queda recuerdo de esto. Ahora somos como dos extraños, un apunte al pie de la página, tan solo unas pocas semanas de toda una vida, nada que merezca la pena recordar. Nada importante.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Y yo le creí como una idiota. Como esa idiota que ahora se pasa el día entero deseando que llegue la noche para desahogarse. Como esa idota que llora en silencio, para que nadie la escuche, para que nadie se de cuenta. Como esa idiota que intenta parecer fuerte cuando sabe de sobra que no lo es. Como esa idiota que se pasa las mañanas viendolo, la tardes echandolo de menos y las noches llorando por él. Como esa idiota que no sabía lo que quería, y ahora sabe que quiere lo que perdió. Como esa idiota que la caga una y otra vez, y ni siquiera se da cuenta hasta que es demasiado tarde. Como esa idiota que daba por hecho que él siempre iba a estar ahí, pero ahora ya no lo está. Como esta idiota. Como yo.

sábado, 2 de febrero de 2013


Días de llorar los llamo yo. Son esos días en los que cada pequeña cosa te hace soltar unas lágrimas, días en los que por la calle te gustaría llevar las gafas de sol puestas, para poder llorar a gusto sin que nadie lo viese. Días de esos en los que quieres hacerte una bola cada vez más pequeña, ir encogiendo y finalmente desaparecer. Días mojados, en los que hasta el tiempo parece estar de tu parte, tan gris, tan triste y tan apagado, lleno de nubes negras, igual que tú cabeza. Días de mirarte al espejo y preguntarte que si eres idiota, que porqué no puedes parar de llorar. Días de ojos rojos y de miles, millones de pañuelos por todas partes. Días con la moral por los suelos, y en los que eres incapaz de recogerla. Días en los que necesitas un abrazo, y no hay ninguno como los suyos. Días de llorar.

domingo, 27 de enero de 2013

Infinite

Siempre hablamos de los infinitos, de como se rompen, de como nunca se cumplen, de como echamos de menos a las personas que nos lo prometieron, y de como ellas no volvieron. ¿Pero no será que nosotros no queremos que las cosas sean para siempre?


"Ella huye, se escapa, se aleja de él, tiene miedo. Se va de sus brazos, de esos brazos tan cálidos que le hacen sentir tan bien cuando se encuentra entre ellos. Tiene miedo de que lo que él le ha prometido sea verdad. Tiene miedo de que sea para siempre, de caer en la rutina. Ella es libre, y quiere seguir así, por mucho que le duela tener que irse, tener que dejarlo ahí. Pero el miedo es muy superior a todo el amor que haya sentido o sienta por él. No puede vivir así, con esa posibilidad. Ella es una chica que quiere aventura, cambios, nada de estancarse, aunque sea con él."
Supongo que yo podría ser esa chica, de hecho creo que lo soy. Esa chica que tiene miedo de que algo dure. Por eso nada puede durar cerca de mi. Porque huyo de todos los compromisos, de todas las cosas que realmente merecerían la pena vivir si pudiese correr el riesgo de que algo fuese para siempre. Pero no puedo.

miércoles, 16 de enero de 2013

Who?


- Yo quiero un novio. Yo quiero a alguien que me de besos en la mejilla y en la frente cuando vamos caminando, alguien que me lleve de la mano, alguien que me de un abrazo sin tener que pedírselo, que te mire a los ojos y se atreva a decirme que me quiere, que soy lo mejor que le ha pasado nunca, que lo soy todo. Alguien al que merezca la pena querer. 
+ Tu lo que quieres no es un novio, lo que quieres es a él.

domingo, 13 de enero de 2013

¿Siempre? Siempre


-¿Sabes una cosa?
-¿Que?
- Que te quiero mucho.
- ¿Cuanto mucho?
- Pues, más o menos, como de aquí al infinito, ida y vuelta.
- No me parece mucho, yo te quiero muchísimo más.
- ¿Más? Imposible. Nunca se puede llegar al infinito. Inténtalo si quieres.
- Pero entonces, si me voy a comprobarlo, te echaré mucho de menos.
- Tranquilo, yo me iré contigo.
- ¿Siempre juntos?
- Siempre.

miércoles, 9 de enero de 2013

¬


-Yo solo creo que hay que protegerse -afirmé-. No te puedes entregar.
-No -admitió solemnemente-. No puedes. Pero mantener a todos alejados y negarte al amor, eso no te hace más fuerte. Si acaso, te hace más débil. Porque lo haces por miedo.

martes, 8 de enero de 2013

Ru(t)ina


Quizá sea verdad que la rutina es sinónimo de ruina. Odio estar cada día con una lagrima en el ojo. Levantarse sin ninguna razón por la que sonreír.Sin ganas de nada, solo de llorar. De salir de corriendo y encerrarte debajo de tu cama. Verte, y que se te caiga el mundo encima. Recordar cada momento que pasamos juntos. Pensar que ahora lo vivirás con otra. Saber que no puedes hacer nada. Antes, todo era perfecto. Ahora, todo es lo contrario. Recordar todos esos 'buenos días princesa'. Saber que no volverán. ''Y es que me acuesto cada noche pensando que estás a mi lado''. Recuerda que la felicidad es ese momento entre putada y putada. Y que vida solo hay una, y que yo quiero vivirla a tu lado. Ahora es, si tú quieres.

domingo, 6 de enero de 2013

Recuerdos

Bueno, pues supongo que los recuerdos son para siempre, y que van a ser todo lo que voy a tener tuyo. ¿En serio me va a tocar conformarme con esto? Supongo que si, porque ya no se me ocurren más opciones, más ideas brillantes que te hagan volver. Yo no puedo obligarte a hacer nada. Lo que pasa es que jode. Y raya. Y se te echa de menos por aqui. Mucho, tal vez demasiado. Me gustaría que lo supieses, aunque sé que a ti te da igual. Aquí ya no queda mucho por lo que luchar.

martes, 1 de enero de 2013

A por todas

¿Sabéis una cosa? Puede que 2012 no haya sido vuestro año, o puede que si. Puede que estuvieseis deseando que el 2012 se acabase, o puede ser que no quisieseis que acabase. Puede que tengáis grandes esperanzas para este año, grandes planes que estáis deseando hacer, cumplir. Puede que, como yo, sólo creáis que este año va a ser como los otros. Los mismos propósitos que nunca se cumplen, las mismas ideas que siempre tenemos, las que no somos capaces de cambiar. Pero aunque no hagamos propósitos, siempre, siempre, hay que soñar, porque, si no hay sueños, ¿de qué vamos a vivir? Las personas nos alimentamos, y vivimos de sueños. Sin esperanzas, nada merece la pena. Siempre va a haber algo que queramos hacer. Y que, a pesar de todo, un nuevo año significa un nuevo comienzo. ¿Año nuevo, vida nueva? Por supuesto. De cabeza. Cambia lo que creas conveniente cambiar, reinvéntate si es necesario, e intenta ser feliz. Yo pienso tirarme de cabeza hacia el nuevo año, hacia esta nueva oportunidad, ¿y vosotros?


Follow me on Twitter

My little Storm :)