jueves, 31 de mayo de 2012

Impuesto para la felicidad

Me pongo una sudadera, y decido salir, perderme así, sin prisa. Sólo yo puedo entenderlo. He deseado tanto todo esto... ¿Y ahora? Nada, ahora me encuentro sin nada, sin mi sueño. Pero, ¿era todo verdad lo que tanto había soñado? No quiero pensar en eso. Estoy fatal. Uf, no hay nada peor que encontrarse en una situación así. Todos hablamos mucho cuando nos cuentan cosas parecidas que les ocurren a otras personas. No sé por qué, pero nunca pensamos que puedan sucedernos a nosotros y, en cambio, el día menos pensado, ¡pam!, te toca a ti, como si te hubieras traído mala suerte tú sola. Joder, tienes que arreglar cuentas con tu orgullo y con tus ganas de seguir con él... ¡Pero no me apetece arreglar cuentas, me cago en la puta! ¡Qué coñazo! Siempre he sido una negada en matemáticas. ¡Y además, en el amor no existen ecuaciones ni operaciones matemáticas! No existe el contable de los sentimientos, ni el asesor financiero del amor. ¿Qué ocurre, que hay que pagar un impuesto para ser feliz?











Y a quién no le ha pasado, que empezó con un "hola" y acabó con un "no puedo dejar de pensar en ti"

miércoles, 30 de mayo de 2012




Cuando digo que te quiero, no hablo enserio, hablo enamorada.

Paradise

Decirte lo que siento, admitir que te quiero, que te necesito, que no puedo vivir sin ti. No se seré soy capaz, es como un gran abismo al que tengo miedo de caer. No tengo cuerda ni red, nada que me librase de la caída una vez iniciada. Sólo me podría salvar un "te quiero" salido de tu boca, y dirigido a mí. Con esa red, dura, resistente, rebotaría, volvería a subir, y llegaría hasta el cielo. No, hasta el cielo no, mucho más allá, más allá incluso que a tres metros sobre el cielo, por lo menos a diez metros sobre el cielo. Nuestro número. Hasta ahí podríamos llegar tu y yo juntos. Que me dice; ¿te atreves a llegar hasta ahí arriba, y bajar a buscarme, para llevarme contigo a nuestro pequeño paraíso?


Si, tu me enseñaste a vivir la vida sin importarme lo que viniese mañana, pero ahora, ¿con quién la vivo ahora que tu ya no estás para vivirla conmigo?

domingo, 27 de mayo de 2012

- ¿De que murió? 
- Se asfixió con las palabras que nunca dijo.

Princesa de un cuento irreal

Princesa de un cuento, de mi cuento. Me da igual que no exista, que nunca haya existido, y que seguramente nunca vaya a existir. Pero cabe una posibilidad, y mientras tanto yo sigo inventando mi cuento de hadas, escribiéndolo, borrando, y reescribiéndolo a mi gusto, que para eso es mi historia, y la cuento como quiero. Puede que acabe con un príncipe azul, o que el príncipe se pierda por el camino y nunca aparezca. No tiene porqué ser perfecto para nadie, tan solo para mí. Mi cuento perfecto.

Descubriendo la felicidad

Buscándola, encontrándola. A la vuelta de cada esquina, detrás de cada obstáculo. Más dulce que nunca. Muchísimo más emocionante que la última vez. Increíblemente más impredecible. Cuando menos te la esperas. Cuando más la necesitas. Allí está. Como un viento suave, pero muy agradable. No te enteras de que llega, hasta que la tienes delante. Inesperada. Esa es la palabra. Una dulce, deliciosa sorpresa.

Your smile is the paradise


Tu sonrisa es el paraíso que me persigue a cada momento. De repente, zas, ahí está, sin darse cuenta de que ya no es mía, de que ya no me pertenece. Ingenuos mis recuerdos, que todavía la tienen ahí guardada como un tesoro. Ingenua yo, que lo permito, y que además me gusta. Malévola su sonrisa, que todavía me busca, aún sabiendo el daño que ha causado, aún sabiendo el dolor acometido. Y malévolo él, que sigue buscando mi mirada cuando me ve, que sigue intentando buscar mi sonrisa. Pero esta ya no va dirigida para él.

It's my life, it's now or never


Ahora es el momento. Es ahora o nunca. No tendré otra oportunidad. Es mi vida, y por una vez se lo que quiero hacer con ella. Como dije una vez "¿Hay decisión o no hay decisión?" ¿Creéis que tendré el valor de conseguirlo? Yo creo que si. A por todas. Es mi momento.

sábado, 26 de mayo de 2012

miércoles, 23 de mayo de 2012

Te dejan subir, tan solo para ver como caes

Te dejan subir, elevarte. Te dejan pasar todo el sufrimiento de la cuesta arriba a ti sola. Te ayudan incluso. Y cuando llegas arriba, te dejan acomodarte, acostumbrarte. Hacen que no puedas vivir sin todo lo que tienes ahí arriba. Y cuando crees que tienes todo lo que podías desear, cuando piensas que eres feliz, cuando crees que has encontrado todo lo que podrías encontrar, incluso el amor ahí arriba, te sueltan. Te dejan caer, y cuando empiezas ya no puedes parar, caes y caes, y cuando piensas que no hay nada más que puedas perder, sigues cayendo, más abajo, sin encontrar nunca el fondo. Y finalmente entras en un estado de desesperación, por él cual dejas de darte cuenta de que sigues en dirección hacia el abismo. A veces te dejan subir un poco, pero tan sólo para ver como duele más al frenar, para luego caer a más velocidad si cabe. Esto es la vida, sólo quién lo vivió puede conocer estos sentimientos.


lunes, 21 de mayo de 2012

Smile

Tenía la sonrisa más bonita que he visto nunca. Cuando la mostraba, uno podía creer cualquier cosa que saliese de sus labios. Y yo, como no, le creí. Le creí como una idiota, cuando me dijo "te quiero". Todo por culpa de su sonrisa. Pero no me arrepiento de verla, ya que no suele mostrarla muy a menudo. Y ahora ese momento es sólo para mí, sólo mío y de nadie más. Guardado en mí memoria para siempre, para la posteridad. Pero lo guardaré, no cómo lo pienso ahora, sino cómo en ese instante, para que sea perfecto, para que siga en mi memoria esa felicidad intensa que sentía en aquel momento. Esa alegría que creo que nunca volveré a sentir.


domingo, 20 de mayo de 2012

jueves, 17 de mayo de 2012

Perfection

Ahora te miro. No puedo evitarlo. Te miro fijamente, intentando grabar todos tus gestos, tus expresiones, una imagen tuya. Algo con Lo que poder acordarme de ti cuando ya no estés. Entonces parece que notas que te estoy mirando. Mueves la cabeza y la giras buscando esa sensación, siguiendola, tratando de encontrar a ese pequeño espía. Al final me encuentras, te me quedas mirando, y finalmente sonríes. Yo no apartó la mirada, y grabo tus rasgos en mi cabeza. Esos ojos, marrones, muy oscuros, brillantes, profundos, que parecen saber algo que yo desconozco. Y esa boca, tan apetecible, y esa sonrisa, de medio lado, como siempre las he imaginado en los personajes de los libros. Pero ahora es real. Y mucho más bonita. Me sigues mirando, creo que esperas que te diga algo, aunque sea un "hola". Yo me quedo callada, y pareces decepcionado, pero estoy segura de que si abro la boca, me echaré a llorar y no podré parar. Todavía duele demasiado. Y se vuelve insoportable cada vez que te veo. Y ahora me doy cuenta. Eres perfecto. Jodidamente perfecto. Perfecto para mí, en todos los sentidos imaginables. Pero parece ser que yo no era perfecta para ti. Que no era lo suficientemente buena.


miércoles, 16 de mayo de 2012

Details

Y es que, muchas veces, el resto del mundo no se da cuenta de los pequeños detalles. Por ejemplo, de si estrenas ropa nueva, o si eres capaz de cambiar completamente de look de un día para otro. Que no sepan ya, después de tantos y tantos años, que me visto como me siento, que si de repente estoy una hora sin sonreír, es que me pasa algo muy grave, y que si no digo nada, es porque estoy escuchando. En eso se diferencian unas personas de otras. Solo a las que más le importas, serán las que se fijan en todos esos pequeños detalles, las que sabrán en que momentos tienen que preguntarte, o cuando es mejor esperar, y estar callado. O cuando saben si les voy a contar una cosa importante, si me la quiero guardar, o si simplemente quiero hacer un comentario sin importancia. Son esos pequeños detalles, los que nos hacen especiales, los que nos demuestran a quiénes les importamos, y cómo somos. Diferentes. Especiales. Y pensar que habrá personas que nunca sepan apreciar esos detalles...
"No tienes ni idea de lo que se pierden, es como un mundo por descubrir."



lunes, 14 de mayo de 2012

I can't

No puedes tocar con unas cuerdas rotas, no puedes sentir lo que tu corazón se niega a sentir, no puedo decirte lo que no es real...


sábado, 12 de mayo de 2012

Te quieren como si fueses la única, y te dejan como todos

Al fin y al cabo, ¿para que sirve? Te cuelgas, te atas a alguien, y al final no puedes vivir sin él. Aunque sabes de sobra que no va a ser para siempre, pero lo intentas. Y al final acabas jodida. Rota. Destrozada. Irreparable. "Bienvenido a mi corazón, perdona el desorden, el último inquilino no fue muy cuidadoso." Esa es la realidad. La cruda realidad. Pero cuando levantas cabeza, más o menos, dejas a otro clavo entrar, para que al salir, te destroce la parte que el otro no pudo. ¿De verdad merece la pena?. No lo creo. Y sin embargo lo hicimos, lo hacemos, y lo seguiremos haciendo. Sin remedio. No merece la pena. Esa es la respuesta.


viernes, 11 de mayo de 2012

Small

Y es que, cada vez que te veo, me haces sentir igual que si tuviera cinco años, como si fuese otra vez una niña pequeña, y tú tuvieses las respuestas a todas mis preguntas, que sin embargo, son sencillas. Pero me gusta. Me encanta. Me hace sentir libre, me hacer sentir... como si fuese de aire, eso es. Ligera. Liviana.





































Follow me on Twitter

My little Storm :)