domingo, 15 de enero de 2012

La única batalla que se pierde es la que se abandona.

Nunca debemos dejar de luchar. Por lo que queremos, lo que deseamos, o lo que soñamos. O simplemente por luchar, por tener algo en lo que creer, algo por y para lo que vivir. Nunca debemos abandonar una lucha, tengamos las de ganar o las de perder. Lo importante es estar ahí. Es darte cuenta de que eres capaz de aguantar hasta el final. Darte cuenta de que ganes o pierdas puedes sentirte orgullosa de ti misma, porque has seguido hasta no poder más, hasta que la fuerza se ha ido de tu cuerpo, y no puedes ni tenerte en pie. Entonces será porque has ganado, aunque no esa batalla, pero habrás ganados más fuerzas. Nunca abandones. Siempre queda algo por lo que luchar.

No hay comentarios:

Follow me on Twitter

My little Storm :)