domingo, 18 de diciembre de 2011

Punto y final, se acabó

El pasado, pasado está. No se puede evitar. Lo que si se puede es echar de menos. De echo es obligatorio. Nadie es capaz de no echar de menos el pasado, o lo perdido (incluido las personas). Nos sentimos mal, nos duele, pero es obligado. Es como un precio obligado por vivir; el echar de menos. Muchas veces nos gustaría vivir el presente y olvidarnos de todo, aunque seamos incapaces, solamente por ser humanos.

No hay comentarios:

Follow me on Twitter

My little Storm :)